Valor

INTEGRIDAD:

Guardar consistencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace.
Asegurar transparencia en todas las funciones comprometiéndose  con los valores de la compañía y obrar en consecuencia.
Transmitir los valores al personal y actuar como un referente ético positivo para el grupo que se lidera.

ORIENTACIÓN AL CLIENTE:

Identificar con claridad a sus clientes externos o internos. Interpretar a sus necesidades, expectativas o preferencias y esforzarse por lograr un alto grado de satisfacción de los mismos.
Desarrollar productos ó servicios que proporcionen valor genuino para el cliente de acuerdo con su perspectiva, procurando exceder sus expectativas.
Considerar el potencial impacto sobre los clientes internos o externos al tomar una decisión.
Proponer estrategias para anticiparse a las necesidades de los clientes.

BÚSQUEDA DE EXCELENCIA:

Perseguir la calidad en todo lo que se hace.
Trabajar para exceder las expectativas del cliente externo o interno.
Procurar la mejora continua de las formas de trabajo y los indicadores de eficiencia.
No dejar nada librado al azar. Planificar y organizar para anticiparse a los posibles problemas que pudiera enfrentar.

ORIENTACIÓN A RESULTADOS:

Definir los objetivos y metas a alcanzar y procurar su cumplimiento utilizando eficientemente los recursos disponibles y asumiendo riesgos calculados. Utilizar indicadores para medir el progreso en los objetivos que se persiguen.
Ser consciente de los recursos consumidos y preocuparse por no malgastarlos.
Evaluar los impactos económicos al emprender un proyecto, teniendo en cuenta la relación costo-beneficio.

EJECUTIVIDAD:

Tener actitud para enfrentar y resolver los problemas con la mayor celeridad posible, buscando un adecuado balance entre el riesgo de equivocarse y el riesgo de no actuar.
Plantear objetivos alcanzables, siendo práctico y realista.
Formular claramente los problemas y sus causas. Identificar y priorizar las diferentes alternativas de solución a un problema aprovechando los conocimientos y experiencia disponibles.
Tomar decisiones oportunas en lugar de buscar solo la solución ideal. No caer en la parálisis por el análisis.